lunes, 21 de noviembre de 2016

Tina Bazuca



TINA (BAZUCA)

Tina Bazuca, heroína dominicana que murió a los 16 años enfrentando la invasión de EE.UU. de 1965 a la República Dominicana.

Como olvidar a Tina, popularmente conocida como BAZUCA o LA BAZOOKERA, una adolescente de dieciséis años; delgada del color del caliche, con cicatrices de balas y navajas en su cara de media luna; Tina Bazuca, desde el 24 de abril, estaba preparando sus bombas molotov en los patios y callejones de los barrios de Borojol y Guachupita; luego se le veía llenas de bombas molotov amarradas con hilo gangorra en su frágil cintura y hombros, por los alrededores del Puente Duarte.

Luego se hizo famosa en el Comando de POASI, cuando vestida de verde olivo y botas militares, salía con un fusil G-3, al hombro y una bazuca en un jeep que ella y dos hombres ranas les habían quitado a tiro limpio a unos soldados estadounidenses.

Tina Bazuca era una combatiente de primera línea de la parte Norte de la ciudad de Santo Domingo, donde fue unas de las heroínas en las batallas de los días 25, 26, 27, 29 y 30 de abril.

El 1, de mayo cuando avanzaban las tropas estadounidenses formando el cordón de seguridad que dividió la ciudad de Santo Domingo en dos y se incentivaba la deserción de los militares constitucionalistas desde Radio San Isidro, la emisora de los militares anti pueblo; alentándolo a desertar a volver a sus cuarteles, ya que según ellos la revolución estaba dirigida por comunistas castristas.

En ese entonces es donde la mayoría de los combatientes civiles hombres y mujeres, se dividen en comandos, dirigidos por los políticos de los partidos participantes: PRD, PSP, PCD, MPD Y 1J4; asesorados por los hombres ranas, Cuerpo Elite de la Marina de Guerra, dirigido por el Capitán de Navío Ramón Montes Arache.

En esos barrios también había deserciones de civiles constitucionalista, pero Nina Bazuca, no abandono la lucha, estuvo en todas las batallas y escaramuzas dando el todo por el todo. ¡De aquí pal Cielo! Decía.

En los intensos combates de los días del mes de mayo especialmente los de los días 1, 14,15 y 16, cuando se inician la cacería humana llamada Operación Limpieza, en los barrios marginados de la ciudad; donde perdieron la vida más de seis mil civiles, no combatientes. Allí estaba presente Tina Bazuca.

Al igual que los bombardeos de la ciudad, por tropas de intervención estadounidenses de los días 15 y 16 de junio, donde se intentó tomar a Ciudad Nueva, con todo tipo de armamentos y le fue imposible gracias a los soldados constitucionalistas y los jóvenes de ambos sexos de los comandos muchos de ellos sin apellidos, sin escolaridad y sin partido político alguno. Como era el caso de Tina Bazuca.

Ya en la Academia Militar 24 de Abril, en Ciudad Nueva, Tina Bazuca, era una estudiante ejemplar.

De ella nos cuenta la instructora, Sagrada Bujosa, en el libro Mujeres de Abril de la periodista Margarita Cordero, los siguientes:

¨Tina era la bazookera del comando POASI, y cuando a mí me dicen: ¨estas son las compañeras que tú vas a instruir¨, yo la recuerdo a ella, aquella mujer joven pero acabada, de pueblo, llena de cicatrices en el rostro. Luego continua diciendo ¨……esta era una mujer que impresionaba. Siempre andaba vestida de verde olivo.

Luego entablamos conversación y ella me hablaba de los combates en la parte Norte de una forma tan natural, de sus heridas en los combates en la parte Norte, con la misma simpleza con que la gente hace las labores cotidianas en una casa. Era de la gente que más asimilaba las instrucciones, de la gente más diestra, y era la que era distinta; era la mujer del pueblo, la que representaba al pueblo ahí.

Era la mujer que había combatido, porque la mayoría, la mayoría no, todas incluyéndome a mí que era instructora, ninguna de las compañeras que estaban bajo mi mando habían participado en combate. Solamente Tina¨.

De ella nos dice Brunilda Amaral en el libro Mujeres de Abril de la periodista Margarita Cordero, los siguientes: ¨yo recuerdo que Tina decía: ¨ yo soy muy bruta, yo soy una mujer de los muelles. Yo soy una mujer brutisima, pero yo tengo que aprender; entonces, tengo que poner atención dos veces¨.

Yo no sé, pero este tipo de mujeres, esta mujer, esta anónima, esa que quizás no aparezca en ninguno de los anales de tantas historias que se han escrito aquí sobre la mujer y su participación en tal o cual hecho, esas mujeres fueron precisamente las que dignificaron el papel de la mujer en la guerra de abril¨.

Después de finalizada la Revolución, se emprendió una cacería contra todos los sin nombres y apellidos, que pelearon en la revolución, a Tina Bazuca, le toco la mala suerte.

La degollaron, profanaron su cadáver y lo tiraron desde el puente Duarte hacia el rio Ozama.

En el puente que ella con las armas en las manos defendió con gran valentía y bravura los días 25, 26, 27, 28 y 29 de Abril de 1965.

martes, 16 de agosto de 2016

¡Hoy celebranos 153 Aniversario de la Restauración de la República Dominicana!


La Guerra de la Restauración fue una guerra llevada a cabo en Santo Domingo desde 1863 hasta 1865 entre los dominicanos y España, que el conservadurismo dominicano había invitado de nuevo a tomar posesión del país 17 años después de la Guerra de Independencia contra la República Haitiana y 42 años después de que los habitantes de la parte oriental se declararan independientes de España. El conflicto terminó con la victoria dominicana y la retirada de las fuerzas españolas del país.

domingo, 7 de agosto de 2016

Yvonne Losos



Yvonne Losos, es la primera dominicana en la historia que califica a Juegos Olímpicos en Ecuestre

martes, 10 de mayo de 2016

Línea 2B del Metro Santo Domingo


Atrás quedará el “péguense como anoche”, el “con los chelito en la mano” y el “sin poner cara”.

La comodidad, seguridad y economía serán parte de la nueva cultura de transporte que viene de la mano con la inauguración de la Línea 2B del Metro Santo Domingo.

Santo Domingo Este tiene motivos para celebrar.

La nueva extensión del Metro que conecta en minutos al municipio más grande del país con el Distrito Nacional constituye un motivo de alegría y de cambio de vida para miles de dominicanos que viven en ese municipio.

“Con el Metro no hay tapones, va con aire y llega más rápido a la ciudad por 20 pesos”, comenta Ramón Rosario.

Las nuevas estaciones están ubicadas en la avenida San Vicente de Paúl con las intersecciones Venezuela, Fernández de Navarrete, Trina de Moya y la carretera Mella.

Estas nuevas estaciones conectan a Santo Domingo Este, 948 mil 885 habitantes, con el Distrito Nacional, en donde muchos de ellos trabajan o estudian.

El proyecto ha sido trabajado con el rigor científico, bajo los criterios técnicos y especializados requeridos a nivel internacional, con una plantilla de ingenieros, 100% dominicanos, lo que habla de las oportunidades profesionales y la confianza del Gobierno en el talento criollo.

jueves, 21 de abril de 2016

MANUEL JIMENES (1808-1854)


MANUEL JIMENES (1808-1854) Nació en 1808 en Baracoa, Cuba. Asumió la Presidencia en septiembre de 1848, y una de sus primeras medidas fue indultar a Juan Pablo Duarte, Ramón Matías Mella y Francisco del Rosario Sánchez. Ejerció el cargo hasta el 29 de mayo de 1849. Jimenes murió en 1854, a los 45 años de edad.

martes, 19 de abril de 2016

Pedro Santana (1801 - 1864)


PEDRO SANTANA (1801-1864) Nació en 1801 en Hincha, entonces parte de la República Dominicana y hoy territorio haitiano. Se unió a los trinitarios en la lucha antihaitiana. Triunfante el ejército dominicano en la batalla del 19 de marzo, en Azua, Santana se retiró a Baní y allí estableció su campamento. Más tarde era el jefe de toda la nación y fue electo Presidente de la República. Ordenó fusilar a la heroína María Trinidad Sánchez. Antes había expulsado a varios trinitarios. En 1861, después de varios períodos en los que alternó en el gobierno, propició la anexión a España. En 1862 renunció del cargo de capitán general. Murió en 1864.

domingo, 17 de abril de 2016

TOMAS BOBADILLA (1785-1871)


TOMAS BOBADILLA (1785-1871) 

Fue el primer Presidente de la República Dominicana, mandato que asumió el 29 de febrero de 1844. Aunque fue funcionario del gobierno de haitiano, se integró a la Sociedad Secreta La Trinitaria con la finalidad de materializar el anhelo independentista. Bobadilla redactó un manifiesto en el que planteaba la necesidad de fundar una república independiente, tanto de España y Haití. Nació en Neyba en 1785 y murió en 1871.

jueves, 25 de febrero de 2016

Matías Ramón Mella

Matías Ramón Mella Castillo  (25 de febrero de 1816 - 4 de junio de 1864) fue un militar, político y activista dominicano. Es considerado uno de los Padres de la Patria de la República Dominicana junto a Juan Pablo Duarte y Francisco del Rosario Sanchez.



Como miembro del movimiento independentista, Mella encarnó la expresión militante y decidida siendo conocido por haber disparado su trabuco la noche del 27 de febrero del 1844 en la Puerta de la Misericordia dando comienzo de esta forma a la revuelta por la independencia del país.

De los fundadores de la República, Mella fue el más apto para las actividades militares. Su habilidad como estratega contribuyó significativamente a lograr la independencia dominicana, hecho que puso fin a la ocupación haitiana.

Más tarde se incorporó al movimiento restaurador contra la Anexión a España, realizada por el terrateniente Pedro Santana en 1861. Fue vicepresidente del país entre 1863-1864.

Mella nació el 25 de febrero de 1816 en Santo Domingo, hijo de Antonio Mella Álvarez y Francisca Castillo.

En 1835, en plena dominación haitiana, fue nombrado "Preposé", o encargado de la común de San Cristóbal. Allí se dedicó al negocio del corte de madera, actividad de la que también se ocupaba Antonio Duvergé, lo que hace suponer que ambos líderes se conocieron desde entonces. Mella era hábil con el sable y la espada.

Hacia 1836, contando con veinte años de edad, Mella contrajo matrimonio con Josefa Brea, quien pertenecía a una familia importante del país, y con quien procreó 4 hijos: Ramón María, Dominga América María, Antonio Nicanor e Ildefonso. Según un testamento del 5 de mayo de 1859, ninguno de los dos aportó grandes bienes al matrimonio. Al parecer adquirió sus bienes y propiedades estando casado, parte de ellos por vía hereditaria tras el fallecimiento de su padre en febrero de 1837.

El 1 de marzo de 1844 se integró como miembro de la recién creada Junta Gubernativa Provisional durante la Primera República y pocos días después partió para el Cibao donde asumió el cargo de gobernador de Santiago y delegado de la Junta Central Gubernativa, convirtiendose en el jefe político y militar de la región más importante del país. Ostentó el rango de General del Ejército Nacional e hizo venir a José María Imbert desde Moca, quien lo auxilió como "mano derecha" en el mando militar.

Al dar comienzo la Batalla de Santiago, Mella, que no se encontraba en el campo de batalla, impartió las primeras instrucciones y escogió a Imbert como lugarteniente.

Cuando Faustin Soulouque invadió el país, Mella se incorporó al ejército, destacándose en la Batalla de Las Carreras y pasó a ser secretario de Pedro Santana. Luego de la renuncia del presidente Jimenes y la elección de Buenaventura Báez como presidente, en septiembre de 1849, Mella es nombrado Secretario de Estado de Hacienda y Comercio.

Al surgir la enemistad entre Santana y Báez, Mella decidió seguir al lado del primero. No obstante, la obstinación de Santana por querer anexar el país a España los enemistó para siempre. Entre 1849 y 1861, Mella rechazó a Santana y su proyecto de anexión.

Mella desempeñó los cargos de Comandante de Armas, Ministro de la Guerra, Gobernador de Santiago, Ministro Plenipotenciario y Enviado Extraordinario en Misión Especial frente al Gobierno español. En julio de 1856 se le encomendó preparar un proyecto de ley para organizar el ejército.

Aunque no se sabe cuando conoció a Duarte, una vez fundada La Trinitaria, se adhirió a ella en calidad de miembro mediante un comunicado, junto a Sánchez y Félix María del Monte. Duarte vio en Mella un discípulo de condiciones excepcionales y lo designó como sustituto de Juan Nepomuceno Ravelo cuando éste fracasó en las gestiones de llegar a un acuerdo con los dirigentes haitianos con la finalidad de organizar el movimiento de "La Reforma".

En enero de 1843 fue comisionado por Duarte para trasladarse a la villa haitiana de Los Cayos de San Luis, al sur de la isla, para hacer contactos con los revolucionarios reformistas adversos al presidente Boyer.

Convocó e hizo posible una alianza entre los trinitarios y los reformistas haitianos que combatían a Boyer. Esto trajo como consecuencia, el 16 de enero de 1844, la firma del acta de separación, que proclamó la necesidad de separarse de la opresión haitiana y oficializó la unión de liberales y conservadores. Durante la guerra de independencia ocupó la región norte para impedir la penetración haitiana.

Luego de declarada la independencia, Mella proclamó a Duarte presidente de la Junta Central Gubernativa con la finalidad de evitar que algún partidario del colonialismo ocupara el poder. Esta actitud provocó que Pedro Santana lo expulsara del país.

Mella regresó al país en 1848 amparado en la amnistía del presidente Manuel Jimenes. Al regresar se unió a los conservadores liderados por Pedro Santana, hasta que en 1861, ya ante la eminente Anexión a España, se unió a los restauradores.

En agosto de 1863 viajó al sur, atravesando la Cordillera Central por Constanza, con el encargo de organizar las tropas restauradoras dirigidas por Pedro Florentino. Durante la restauración fue designado Ministro de la Guerra y elaboró un manual de guerra de guerrillas en enero de 1864.

Mella se desempeñaba como vicepresidente de la República Dominicana cuando, en pleno Grito de Capotillo, enfermó de disentería. En las cercanías de su muerte pidió que sus restos fueran envueltos en la Bandera Nacional y pronunció estas palabras: “Aún hay patria, viva la República Dominicana”.

Murió el 4 de junio de 1864, en extrema pobreza, en una pequeña casa cercana a la Fortaleza San Luis, en Santiago; siendo enterrado cubierto por la bandera dominicana como fuera su deseo. Sus restos se encuentran, junto a los de Duarte y Sánchez, en el Altar de la Patria.

Mella está considerado un héroe nacional en la República Dominicana. Su nombre está en la Orden del Mérito de Duarte, Sánchez y Mella, condecoración de alto honor en el país.