miércoles, 29 de abril de 2020

Julio Antonio Mella McPartland, nieto del Padre de la Patria, Matías Ramón Mella



Fue un revolucionario cubano. Líder del movimiento de Reforma Universitaria y fundador del Partido Comunista de Cuba. Perseguido por el dictador Gerardo Machado, tuvo que exiliarse en México. Participó en actividades del Partido Comunista de ese país y de la Internacional Comunista. Cuando preparaba un movimiento insurreccional contra Machado, fue asesinado en Ciudad de México por esbirros a sueldo del tirano.

Nació en La Habana el 25 de marzo de 1903. Era hijo del sastre dominicano Nicanor Mella Brea y de Cecilia McPartland y Diez, natural de Inglaterra. Nicanor era hijo del prócer Independentista dominicano, General Matías Ramón Mella y de Josefa Brea.

Por ser fruto de una unión extramatrimonial fue inscrito como Julio Antonio McPartland. En 1910, al viajar su madre a Estados Unidos, quedó bajo la custodia de su padre y cursó estudios primarios en diversos colegios, incluido uno de carácter religioso en Louisiana, Estados Unidos, donde fue llevado por su madre en 1915. De regreso a La Habana continuó los estudios secundarios en la Academia Newton y en los institutos de segunda enseñanza de La Habana y Pinar del Río; en 1920 viajó a México donde intenta infructuosamente ingresar al Colegio Militar de San Jacinto.

De nuevo en Cuba, en 1921 matricula Derecho en la Universidad de La Habana, centro en el que se destacó como deportista; en el se vinculó al movimiento estudiantil, especialmente en la organización de las manifestaciones que repudiaron el intento de otorgar el doctorado Honoris Causa, al representante especial del presidente de Estados Unidos en Cuba, general Enoch Crowder. En 1922 publicó sus primeros artículos en la revista estudiantil Alma Mater —de la cual fue administrador— y al año siguiente, ya como secretario del Directorio de la Federación de Estudiantes Universitarios, encabezó la movilización estudiantil a favor de la Reforma Universitaria que exigía la participación de los estudiantes en el gobierno de la Universidad, la modernización y autonomía de esta, así como la separación de los profesores que incumplían sus responsabilidades docentes.

Este movimiento dio lugar en octubre al Primer Congreso Nacional de Estudiantes que Mella organizó y presidió, en el cual no solo se criticó la situación universitaria, sino que también se denunciaron las principales lacras de la vida nacional. Como parte de su esfuerzo por vincular las luchas estudiantiles con los problemas del país, Mella fundó a finales de 1923 la Universidad Popular José Martí que se proponía elevar la instrucción de la clase trabajadora, cuyas actividades —al igual que la publicación de la revista Juventud— lo vincularon con el movimiento obrero, que por entonces mostraba apreciable ascenso.

En 1924, Mella ya era una figura política de primer plano: impulsa las protestas por la visita del buque Italia, propagandista del fascismo; rechazó las manifestaciones oficiales de agradecimiento a Estados Unidos por la devolución a Cuba de la soberanía sobre Isla de Pinos; fundó la Liga Anticlerical, y habló en actos multitudinarios en distintas ciudades del país. Al año siguiente creó la Liga Antiimperialista y, ya militante de la Agrupación Comunista de La Habana, participó, el 16 de agosto de 1925, en la reunión constitutiva del primer Partido Comunista de Cuba, a cuyo comité central se integró.

Pocos meses antes, el 20 de mayo, había asumido la Presidencia de la República el general Gerardo Machado, personaje autoritario que tenía entre sus objetivos fundamentales la contención —y eventual aplastamiento— del movimiento popular.

En septiembre, Mella fue apresado junto a varios dirigentes obreros bajo la acusación de rebelión, aunque más tarde se le puso en libertad bajo fianza. Casi al mismo tiempo, se originó un incidente entre la esposa de Mella —Olivia Zaldívar— y un profesor universitario en el cual intervino el líder estudiantil, circunstancia que serviría de pretexto para someterle a un consejo disciplinario el cual dictó su expulsión por un curso de la Universidad; la protesta del estudiantado no se hizo esperar, pero la policía irrumpió en el salón de actos del Hospital Universitario, donde Mella hacía uso de la palabra, para hacer cumplir violentamente la arbitraria disposición del rector de la Universidad.

Poco después, en noviembre, Julio Antonio será víctima de otro proceso amañado, esta vez bajo la acusación de haber colocado una bomba en un teatro habanero. Transcurridos varios días en prisión sin proceso legal, Mella optó por declararse en huelga de hambre, decisión en la cual persistiría, no obstante haber sido reprobada por la dirección del Partido Comunista. Tal conducta determinó que se acordase separarlo del Partido, sanción que habrá de prolongarse por casi dos años. Aunque la huelga colocó al joven dirigente al borde de la muerte, originó una ola de protestas de tal envergadura que el gobierno se vio obligado a dejarlo en libertad.

Envuelto casi de inmediato en una absurda acusación, la de haber penetrado sin autorización en el recinto universitario, Mella comprendió que su vida corría inminente peligro y aceptó ir al exilio.

Radicado en México, el líder revolucionario participó en la dirección del Partido Comunista mexicano y en las labores de varias organizaciones de masas, como la Liga Nacional Campesina, a la vez que actuó como dirigente continental de la Liga Antiimperialista.

Al mismo tiempo desarrolló una intensa actividad periodística en publicaciones como El Libertador, Tren Blindado, El Machete, Cuba Libre y Boletín del Torcedor, algunas de las cuales le sirvieron también de vehículo para difundir sus ideas en Cuba.

En febrero de 1927 asistió, en Bruselas, al Congreso contra la Opresión Colonial y el Imperialismo como delegado de la Liga Antiimperialista de las Américas, en el cual presentó la ponencia Cuba, factoría yanqui que había redactado Rubén Martínez Villena. Al mes siguiente viajó a Moscú, donde permanece varias semanas; allí participó en el congreso de la Internacional Sindical Roja relacionándose con dirigentes de la Internacional Comunista. De regreso a México y a las actividades del Partido, se muestra muy activo en varios movimientos de solidaridad —Sandino, Sacco y Vanzetti— y fundó junto a Diego Rivera la Confederación Sindical Unitaria de México, en oposición a la central obrera oficialista.

También encuentra tiempo para reanudar sus estudios de Derecho en la Universidad Autónoma de México, donde fundó la Asociación de Estudiantes Proletarios. Este también fue un período de intensa actividad intelectual y propagandística, durante el cual publicó trabajos relativos a Cuba —Glosas al pensamiento de Martí o ¿Hacia donde va Cuba?, por ejemplo— y a la situación mexicana, así como textos de alcance continental como ¿Qué es el ARPA?, en el cual polemizó con Víctor Raúl Haya de la Torre develando las características de la organización que este fundara.

Aunque Mella no pudo sustraerse a las controversias que afectaban la dirección del Partido Comunista mexicano —expresión de las tendencias en pugna dentro del movimiento comunista internacional—, Cuba continuaba constituyendo su preocupación primordial. Seguidor de la estrategia martiana, hizo de la Asociación de Nuevos Emigrados Revolucionarios Cubanos (ANERC) —organización que agrupaba a los exiliados cubanos en México—, el medio idóneo para conseguir la unidad del exilio así como para promover un amplio frente de fuerzas populares y nacionalistas en la Isla, capaz de generar el estallido revolucionario.

Los contactos con la Unión Nacionalista de Carlos Mendieta y otras gestiones de propósito insurreccional, alarmaron a Machado quien activó los resortes para eliminarlo. Por una parte, en la prensa cubana se desató una campaña para desprestigiarlo, acusándolo de haber ultrajado la bandera nacional en un acto público, y, por otra, se envían a México agentes con la misión de asesinarlo.

El 10 de enero de 1929, cuando junto a su compañera, la fotógrafa y militante comunista italiana Tina Modotti, regresaba a su casa después de una reunión, Julio Antonio Mella cae abatido por un asesino a sueldo en una calle de Ciudad de México. Sus cenizas fueron traídas a Cuba tras la caída de la tiranía machadista, para ser enterradas en medio de una vigorosa manifestación popular, salvajemente reprimida por el ejército. Hoy reposan en el monumento a su memoria frente a la escalinata de la Universidad de La Habana.

TEXTO:
Julio Antonio Mella. Documentos y artículos, compilación por el Instituto de Historia del movimiento Comunista y de la Revolución Socialista, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1975.

LA REVOLUCIÓN DEL ABRIL DE 1965 - José Francisco Peña Gómez es hecho preso

José Francisco Peña Gómez es hecho preso luego de la proclama hecha por la radio llamando al pueblo a apoyar la revolución.



LA REVOLUCIÓN DEL ABRIL DE 1965

La revolución de abril de 1965, fue un movimiento cívico-militar que se caracterizó por la participación activa, militante y armada de las masas populares, con la finalidad de volver al gobierno legítimo y constitucional de Juan Bosch.

En ella se produjo una alianza de clases, ente sectores de la burguesía urbana y amplios sectores de los trabajadores y obreros. Esencialmente fue una revolución democrática, en el sentido de que la misma no perseguía, como maliciosamente argumentaron los norteamericanos, establecer un régimen socialista o comunista. En realidad, el control de la revolución políticamente hablando, estaba en manos del Partido Revolucionario Dominicano, a pesar de la presencia de los partidos de izquierda, como el 14 de junio, el P.C.D., el M.P.D., y otros.

Asimismo, el control militar, de la misma estaba en manos principalmente de los militares y oficiales a cuya cabeza se encontraba el coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó, quien naturalmente no era en esos momentos, comunista ni nada parecido. Asimismo, fue una revolución popular en cuanto a sus bases sociales.

Una característica de la revolución de abril fue que la misma estuvo localizada, concentrada en la ciudad de Santo Domingo. Es decir, que la misma no se expandió hacia los pueblos del interior del país contrario, muchos revolucionarios y personas simpatizantes del gobierno de Bosch, llegaron del interior a la capital, para participar en los eventos.

Lo anterior significó, que los conspiradores tanto balagueristas-trujillistas como los del Partido Revolucionario Dominicano, jamás pensaron en organizar una revolución popular nacional, para derrotar al triunvirato: se sobre entendía, que se trataba de un simple golpe de estado. Pero, tal y como dijimos anteriormente las contradicciones provocadas a la hora de decidir, la forma de sustitución el derrocado gobierno, motivaron la conversión de la conspiración, en una formidable insurrección popular, a favor del regreso de Bosch al poder sin elecciones.

Ahora, la forma de organización política y militar que se estableció en el bando constitucionalista, fueron los llamados "comandos".

Estos estaban integrados por civiles armados y militares constitucionalistas, y fungían como órgano de poder. Lo mismo operaban en diferentes zonas geográficas controladas por los partidos que apoyaban el regreso de Bosch sin elecciones.

Desde el punto de vista de su composición social, los "comandos" estaban conformados por sectores pequeños burgueses y obreros sumamente radicalizados.

Los comandos constitucionalistas estaban subordinados militar y políticamente a la dirección burguesa populista del Partido Revolucionario Dominicano y al alto mando constitucionalista a cuya cabeza se encontraba el coronel Caamaño, quien además fue elegido presidente de la República en base a una sugerencia y con la aprobación del profesor Juan Bosch.

Sin embargo, tal subordinación no implicaba, naturalmente, que los "comandos" representaban un autentico poder popular. De forma pues, que la base de sustentación del gobierno constitucionalista, eran los sectores militares, la burguesía populista, la pequeña burguesía radicalizada, sectores obreros y sindicales.

CAUSAS DE LA REVOLUCIÓN DE ABRIL DEL 1965:

Bosch y Balaguer organizaron una conspiración cívica militar, en la cual militares jóvenes y de baja graduación, vinculados al Partido Revolucionario Dominicano, pero con una conciencia democrática y constitucionalista, se unieron con militares trujillistas-balagueristas como el llamado Clan de San Cristóbal, encabezado por Ney Nivar Seijas y que respondía al liderazgo del Dr. Balaguer.

La conspiración fue develada, el 24 de abril de 1965, pero simplemente ya era muy tarde para el triunviro Donald Read Cabral, el cual fue apresado por oficiales que horas antes, lo apoyaban. En esta coyuntura, se aceleran las discusiones y negociaciones entre los bandos militares que coadyuvaron al derrocamiento del gobierno.

La contradicción surgió precisamente, porque los militares trujillistas-balagueristas, desconocieron los acuerdos políticos, y se negaron a aceptar el gobierno de Bosch, sin elecciones, precisamente esas descendencias fueron la causa principal para que un golpe de estado, se transformara rápidamente en una revolución.

HECHOS PRINCIPALES DE LA REVOLUCION DEL 1965

Los militares jóvenes, encabezado por el coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez, tomaron la histórica decisión de distribuir armas entre la población civil, miembros de los Partidos de la Izquierda y del Partido Revolucionario Dominicano; así se organizaron los llamados "comandos", forma de organización militar, propia de las guerrillas urbanas. La Guerra Civil para el 25 de abril de 1965, era un hecho indetenible.

Dos bandos enfrentados, los constitucionalistas, cuyo objetivo militar era destruir al viejo Ejercito Nacional Trujillista, el cual estaba controlado en su totalidad, por lo militares trujillistas-balagueristas, en cuanto al objetivo político, se trata simplemente e restablecer el Gobierno de Bosch sin elecciones.

Un hecho interesante que hay que mencionar, fue la conversación sostenida por un grupo de militares constitucionalistas, encabezados por Francisco Alberto Caamaño, con el embajador Norteamericano Tappley Bennet; a quien se le solicito su mediación, justamente para evitar la guerra civil. Este sin embargo, se limito a decirles a los constitucionalistas que se rindieran para evitar males mayores. Indignados, los militares constitucionalistas se dirigieron de inmediato a la cabeza del Puente Duarte, pues las tropas de CEFA dirigidas por el coronel Elías Wessin y Wessin, se dirigían al centro de la ciudad con la intención de tomarla y derrotar a los constitucionalistas.

La batalla del Puente Duarte en la revolución del 1965

La batalla del Puente Duarte fue un de las más sangrientas, pero al final de la misma, las tropas reaccionarias de Wessin y Wessin fueron derrotadas y obligadas a volver sobre sus pasos. Fue tan formidable la participación popular, que muy pronto el aparato militar regular, quedo virtualmente desarticulado por las acciones militares del pueblo en armas. Fue tomada la fortaleza del Ozama en donde se encontraba la odiada Policía Nacional, en su versión de los cascos blancos.

En el momento en que los constitucionalistas, quienes ya había derrotado en santo domingo a las tropas regulares, se preparaban para el ataque decisivo de San Isidro,la base aérea en donde se encontraban concentradas las tropas del CEFA, dirigidas por Wessin y Wessin y el general Benoit, estos temerosos, solicitaron a los Estados Unidos su intervención militar, para evitar un supuesto peligro comunista.

SEGUNDA OCUPACIÓN MILITAR DE EE.UU.:

La Segunda Ocupación Militar Norteamericana a la República Dominicana, se produjo el 28 de abril de 1965. A nuestro país llegaron aproximadamente unos 42,000 soldados norteamericanos. El pretexto casi el mismo del 1916 a salvar vidas norteamericanas y proteger los intereses norteamericanos en la Rep. Dom. A demás, el gobierno de Washington justifico la ocupación militar, señalando que se trataba d evitar la formación de una nueva cuba en el Caribe.

Los soldados norteamericanos se dedicaron a darle apoyo logística, e incluso a participar activamente en escaramuzas militares en contra del bando constitucionalista, el cual a partir d la llegada de los soldados norteamericanos se replegó a la zona colonial de la capital, o llamado Ciudad Nueva. En cuanto a las tropas del CEFA, dirigidas por Wessin y Wessin recibieron ayuda, pertrechos, etc.

De los soldados YANKEES. En aspecto político, los partidarios de Balaguer y cuya base de operaciones estaba en la base Naval de San Isidro, instado por los ocupantes, tomar la escisión de proclamar la formación de un gobierno Militar llamado: Gobierno de Reconstrucción Nacional, a cuya cabeza se encontraba el general Imbert Barreras. El gobierno de Reconstrucción Nacional esencialmente era un gobierno títere. Un gobierno que respondía a la política imperialista de Washington, y cuya finalidad era evitar por todos los medios el regreso de Bosch a la presidencia. En fin, era un gobierno rabiosamente anticomunista, formado por los Estados Unidos para manipular la política local.

La presencia norteamericana finalmente obligo a los constitucionalistas a buscar una solución negociada a la crisis. En realidad, los norteamericanos intentaron en algunos momentos, particularmente en los meses de junio, de derrocar militarmente a los constitucionalistas, quienes s encontraban muy bien atrincherados en la zona colonial, como dijimos anteriormente, pero los ataques fueron rechazados, y muchos soldados norteamericanos, cayeron bajo balas constitucionalistas.

En esas condiciones, los estrategas norteamericanos comprendieron que tomar por la fuerza la zona constitucionalista, implicaría una cantidad extraordinaria de muerto, heridos y de destrucción de la propiedad. El hecho de que, como bien afirmamos anteriormente, la revolución de abril de 1965 no se expandió a la zona rural del país, salvo un intento frustrado en San Francisco de Macorís por parte de algunos revolucionarios, podía es países de Latinoamérica tropas del gobierno de Reconstrucción Nacional, decidieron inteligentemente, buscar como dijimos la salida negociadora. En los demás pueblos los comandantes militares se mantuvieron en la expectativa, controlando militarmente sus diferentes departamentos.

En verdad fue un gran alivio para los marines la calma reinante en los pueblos del interior, donde los comandantes militares mantenían un control militar de los diferentes pueblos, manteniéndose al margen y a las expectativas. Al final, naturalmente se inclinaron a favor del gobierno de Reconstrucción Nacional, como era muy natural. Es un hecho incontrovertible que la consecuencia más importante de la ocupación militar norteamericana fue que evito el triunfo de la revolución de abril de 1965. Y por supuesto, impidió el retorno a la constitucionalidad, aspiración máxima del movimiento. Es decir, que la derrota del movimiento constitucionalista, sé debió única y exclusivamente a la intervención desvergonzada, y violatoria de las más elementales tomas de convivencia de las naciones del mundo y del derecho de las naciones. Pero, como siempre l derecho internacional, es en realidad el derecho del más poderoso a aplastar y dominar las naciones mas pequeñas. Otra consecuencia, fue que acrecentó los ánimos en contra de los Estados Unidos, en amplios sectores de la población. Asimismo, la intervención militar de los estados unidos facilito y condiciono el triunfo del Dr. Balaguer en las elecciones realizadas bajo tutela de las botas norteamericanas.

Nadie hoy en día puede poner en dudas que la decisión de Washington había sido planificada con mucha antelación al estallido del 24 de abril de 1965.Por supuesto, que la celebración de las elecciones de junio de 1966, representaron el inicio de un proceso de reordenamiento y reorganización del estado, el cual quedaría más fuertemente vinculado a los organismos interventores, como el cuerpo de asesores militares, agencia de desarrollo, la CIA, entre otros. La guerra de abril en 195 finalizo después de muchas rondas de negociaciones, dirigidas por la OEA, La cual había integrado la llamada Fuerza Interamericana de Paz, donde participaron soldados de diferentes países.

martes, 7 de abril de 2020

RAFAEL LEONIDAS TRUJILLO RECIÉN OPERADO - 1940

Por: Bienvenido Pantaleon

En Mayo de 1940, Trujillo estuvo gravemente enfermo debido a un "Antrax " en el cuello , una bacteria que se encuentra frecuentemente en animales.,esto lo contrajo debido a su afición a los caballos y vacas.

Trujillo fue operado de emergencia en el Hospital " Profesor Marion " por el Doctor Darío Contreras , luego de la negativa de su médico personal el Dr. Francisco Benzo , de intervenirlo ,y como consecuencia de esa negativa , pagar con la caída en desgracia y su destitución del cargo de Ministro de Salud que ocupaba y como si fuera poco , enviado a la cárcel acusado de malos manejos en su gestión.


En el régimen de de 31 años , ni los médicos personales del dictador , estaban exentos de caer en desgracia.

Ante la negativa del Dr. Benzo , el Dr. Darío Contreras fue enviado a buscar de urgencia sin saber quien era el paciente y es al llegar al hospital Marion es que se entera de quien es que va a intervenir.
Los hermanos de Trujillo, Petán y Negro,que estaban bastante preocupados por la salud del Dictador , en actitud agresiva y amenazante le preguntaron.... ¿ Doctor... Y si se muere el jefe.... Sabe lo que pasaría .?


El Doctor Contreras de manera fría ... Respondió .... " Si ...que a los tres días Jiede "..
El connotado cirujano le practicó al paciente una incisión en cruz sobre la pústula extirpándole de raíz aquella infección y sacando de peligro a Trujillo.

Trujillo fue dado de alta a los dos días y se retiró a su residencia " La Estancia Ramfis " a recuperarse de la operación a que fue sometido.

Luego de salvar la vida de Trujillo ,el Doctor Contreras fue tratado con mucha deferencia y respeto por Trujillo.

En 1942 fue designado Secretario de Estado de Salud Pública, también fue senador; ocupó un cargo diplomático en Washington y en 1959 Trujillo bautizó con su nombre: Hospital Docente Universitario Doctor Darío Contreras, al hospital traumatológico ubicado en la Zona Oriental de Santo Domingo que fue inaugurado en 1960.

En la Foto de Conrado, vemos a Trujillo con su vendaje en el cuello , en reposo en su residencia , imagen que fue publicada y dada a conocer a partir de 1992 , es decir 31 años después de la muerte del dictador.

Por: Bienvenido Pantaleon / Imagenes de Nuestra Historia.
Fuente : AGN / Periódico Hoy / Enciclopedia virtual Dominicana
Imagen de Conrado